jueves, 6 de marzo de 2014

Tubal, Orígenes de la Civilización Adámica.

"Es hueca y vacía toda obra que deja vacío y hueco a quien la realiza, porque fue hecha tan sólo con la mira del aplauso y la vanidad satisfecha.
Por eso, antes de realizar un acto de relativa importancia, preguntaos a vosotros mismos:
¿Qué fin me induce a realizar esta obra?
Las palabras: mi gusto, mi deseo, mi antojo, deben ser borradas del vocabulario del Kobda, si quiere matar las larvas venenosas que todos llevamos dentro de nosotros mismos..."

"El Kobda que quiere de verdad subir la escala de perfección humana a que fue llamado, no se ha de distraer en obras de ruido exterior, sino en acumular armonías interiores mediante el acuerdo completo entre el pensar, el sentir y el obrar, y la Eterna Ley de Amor y de Justicia."


"El ser dado al cultivo de su espíritu, bajo ningún pretexto debe promover ni intervenir en crónicas o relatos de miserias morales ajenas, por que contamina con las ondas etéreas y las vibraciones emanadas de ellas su propia aura, donde se plasman ideas e imágenes que luego le persiguen como fierecillas hambrientas, en sus horas de concentración espiritual. Todo lo que mancha al espíritu, es necesario olvidarlo, si se han de matar todos los bajos movimientos del ser."


Es un celo y un entusiasmo indiscreto, el que ha llevado a muchos Kobdas al abismo. Y nuestras Crónicas están llenas de ejemplos tristes de hermanos nuestros, que creyéndose fuertes se aventuraron a lanzarse al mundo, los unos a ser mandatarios de pueblos, los otros a servir de Augures cerca de los Jefes o Caudillos que los han solicitado, conociendo sus propias facultades espirituales. Y no les fue bastante escudo de defensa, el buen deseo que les animaba al salir para tales destinos.

En el fondo de ellos mismos, vivía aún como larva aletargada y no muerta, la vanidad, el egoísmo, el amor propio, que dentro de esta sutil y purísima atmósfera de olvido de nosotros mismos y de amor recíproco, no se reavivan ni crecen, ni toman cuerpo y al fin, acaban por morir... pero esas larvas inmundas, puestas al contacto de una atmósfera enfermiza y viciada, enseguida se yerguen amenazadoras y hambrientas, agostan la vida del alma como los bacilos la vida al cuerpo.


¿Qué tengo yo que temer de nada ni de nadie? ¿No veo acaso la protección divina y una ley fuerte y poderosa que nos va conduciendo paso a paso a un determinado camino, sin que nadie pueda impedirlo? ¡La muerte!... ¡La muerte tan temida de los hombres! ¿Acaso es verdad la muerte? ¿No veo yo y siento a los que llamamos muertos, vivir y sentir y amar y compartir conmigo el dolor o la alegría de la vida? Y cuando a mí me llegue la hora de partir, ¿no continuaré lo mismo al lado de los niños, para vigilarles y cuidarles?
¡Cuánta grandeza Dios mío, vine a conocer en esta caverna, abandonada de todos, cuando más hundida me creía en un abismo sin fondo!


"Aquí nos cuidamos poco de las fórmulas mecánicas y sistemáticas, pero mucho de lo interior, y sobre todo y por encima de todo, cultivamos el olvido de nosotros mismos, en forma que cada uno piensa en lo que le agrada a los demás, antes que en su propio contento y agrado."

Nuestro miedo más profundo (Nelson Mandela)

NUESTRO MIEDO MÁS PROFUNDO
(OUR DEEPEST FEAR)

Nuestro miedo más profundo no es el de ser inadecuados.

Nuestro miedo más profundo es el de ser poderosos más allá de toda medida.

Es nuestra luz, no nuestra oscuridad, lo que nos asusta. Nos preguntamos:

¿Quién soy yo para ser brillante, hermoso, talentoso, extraordinario?

Más bien, la pregunta a formular es: ¿Quién eres tú para no serlo?

Tu pequeñez no le sirve al mundo.

No hay nada iluminado en disminuirse para que otra gente no se sienta insegura a tu alrededor.

Has nacido para manifestar la gloria divina que existe en nuestro interior.

Esa gloria no está solamente en algunos de nosotros; está en cada uno.

Y cuando permitimos que nuestra luz brille, subconscientemente le damos permiso a otra gente para hacer lo mismo.

Al ser liberados de nuestro miedo, nuestra presencia automáticamente libera a otros.

Pasaje del libro “A Return to Love” de MARIANNE WILLIAMSON, rescatado por NELSON MANDELA para su discurso inaugural como presidente de Sudáfrica.

Poema del Amor, Orígenes de la Civilización Adámica

"¿Sabes lo que es el Amor, Alma que a la cumbre vuelas buscando al divino sol, aquel que no tiene ocaso porque es eterno arrebol?

¡El Amor!
Es arpegio y tiene alas, Luz que alumbra sin fulgor,
Agua que inunda y refresca, y que nunca nadie vio...

¡El Amor!
Alondra oculta en la selva, nos canta al primer albor,
y en la tarde de la vida, se convierte en ruiseñor

¡El Amor!
Que vive y fluye del alma como intensa vibración...

Que va llamando a los seres sin que haga ruido su voz

¡El Amor!
¡Éxtasis hondo y sereno, nupcias del alma con Dios! Es el Amor más que un canto... ¡Es el Amor la oración!"

Orígenes de la Civilización Adámica.Leyes

"Primera: El Altísimo deja en oscuridad a los soberbios y derrama su luz sobre los humildes. Reconócete débil y cargado de miserias y de enfermedades; derrama tu alma en un heróico acto de amor para todos los seres que te rodean y cuando ni un eco de protesta se levante dentro de ti, dirige fija tu mente hacia el plano en que reside tu yo superior, tu Ego, tu llama viva. Oye su voz de reproche y de queja por los fracasos que vida tras vida has cosechado.
Y a través de tu Ego, recibirás el pensamiento de los Guías de la Evolución humana que te harán sentir la grandeza de Dios y su Amor Eterno.
Conocerás que tu unión con Ellos ha sido real, si al salir de tu concentración te sientes más fuerte para dominar tu mundo pasional y afectivo, más inundado de amor, de dulzura, de tolerancia y de bondad para tus hermanos y para aceptar pasivamente lo penoso e inevitable que se presente ante ti, ya en lo espiritual, como en lo material."


"Segunda: La vida armónica en común, es un ensayo en la Tierra de lo que es la vida en los mndos de elevación. Procura no dejar nunca tu lugar vacío en los actos que se realizan en común, así sean ellos de orden espiritual, intelectual, social o recreativo, porque todos son eslabones de la cadena fluídica que debe unir un alma con otra alma, si quieres, ¡oh, Kobda!, que no sean estériles tus esfuerzos por llegar a un alto desarrollo de tus facultades espirituales. No te dejes llevar de la falsa devoción o errado concepto de la vida interior, que a muchos hizo fracasar: la vida solitaria y apartada de todo contacto humano. Encerrado siempre en sí mismo, el espíritu se torna duro y egoísta porque sólo se ocupa de sí mismo y se aísla del aura conjunta de armonía, de paz y de amor en medio de la cual baja la Grandeza Divina a hablar a los hombres..."



"Tercera: Procura educar tus pensamientos, tus deseos y tu voluntad en forma que no discrepes jamás con el armónico conjunto de tus hermanos. Para esto necesitas un vencimiento continuo, pues debes saber callar discretamente cuando surge una oposición que pueda producir discordia, hasta que la luz de la verdad ilumine esas tinieblas. Vale más un largo esperar en la sombra, que las llamas de fuego que emanan del choque de dos voluntades o pensamientos contrarios. Es como si dos obreros que levantan un mismo edificio suprimieran la plomada y el nivel. Lejos de ti, ¡oh, Kobda!, el mezquino deseo de hacer prevalecer tu opinión y tu voluntad. Desgraciadamente hay demasiado campo para el despotismo en la tierra, guárdate de traerlo también a la Casa de Numú, donde debe reinar la paz, la armonía y el amor en toda su amplitud."

"Cuarta: La Conformidad con la Voluntad del Altísimo.
Manifestada por los acontesimientos que no fueron procurados por ti y que tu no puedes evitar ni cambiar.
Esta conformidad la probarás en la serenidad con que aceptarás lo inevitable, en la carencia de deseos perturbadores de tu paz, en la dulce alegría mesurada y discreta que debes manifestar en la vida de relación con tus hermanos."

"Quinta: Dominio de Sí Mismo.
Tus disgustos, tus dolores, tus desazones interiores, deben ser guardados en lo más profundo de ti mismo, y muy injusto serás si obligas a soportar a los demás las intemperancias o las violencias de tu carácter, o los dolores que sólo tu propia miseria te ha causado. Y si tu dolor es debido a extrañas contingencias, compártelo con tus hermanos y serás aliviado sin causarles pesar."

"Sexta: La Benevolencia.
Es la eflorecencia del amor verdadero que inunda el espíritu y que se desborda al exterior como el agua de un vaso demasiado lleno. Si tu trato para los demás es agrio y duro, es fruto de tus rebeldías interiores que aún no has dominado."


"Séptima: Si fueres destinado a obras materiales dentro o fuera de la Casa de Numú, aplícate a ellas con amor y desinterés, en forma que lo mismo encuentres la Grandeza del Alma Madre en labrar una madera, en tallar una piedra, en abrir un surco, en desbrozar un jardín, en condimentar los alimentos, y en prestar los más humildes servicios; que en contemplar el giro armonioso de los astros, o la creación de imágenes que plasmas en el lienzo o de imágenes impalpables que diseñas en los cantos más sublimes, o en las más divinas armonías arrancadas a las cuerdas de instrumentos músicos. Porque la grandeza no está en las cosas sino en el alma del que realiza las cosas. Las cosas son creación nuestra que muere y se aniquila. El alma es emanación del Eterno y eternamente perdura. Mira más a tu alma que a las cosas."



"Novena: Si eres sensitivo, ¡oh, Kobda!, y recibes de lo alto las divinas vibraciones del Amor Eterno y las plasmas en la palabra o en la escritura, o en el grabado, nada es tuyo solamente, y todo cuanto obtienes y cuanto haces, sea en el orden que sea, es trabajo de todos y para todos.
Las palabras tuyo y mío no existen en el vocabulario del Kobda consciente de que lo es. Si eres artista del pincel, tus obras son de todos y para todos. Si eres músico, tus melodías son de todos y para todos. Y si has adquirido grandes conocimientos en la ciencia divina o humana, grábalos en tus papiros y entrégalos al conjunto, porque tus hermanos son tú mismo desde que has entrado en la conjunta aura de amor y de armonía con ellos.


Orígenes de la Civilización Adámica, fragmentos

"Comparó el negro dolor de aquellos días trágicos de su vida con la serena calma de la hora actual, sintiéndose en deuda con la Bondad Divina, que forzando su voluntad como humano le había conducido hacia la luz y la dicha que él ignoraba; sintió su alma llena de suave dulzura y rompió a llorar a grandes sollozos."

"El egoísmo en sus variadísimas formas es quien nos hace ver el mal en la destrucción y la muerte, cuando ello no es más que el cumplimiento de la gran ley de transformación."

"Eleva y diviniza todo amor que florezca en tu camino. El amor en ti, no debe ser cadena que aprisiona, sino alas que levantan las almas a la Eterna Luz."

"No corras tanto, hija mía, que en cuanto a la reforma del espíritu, cuanto más pausado camines, más seguridad tienes.
Sólo dos deseos podemos tener y en los cuales no hay temor a exceso:
El Amor Eterno y nuestra perfección, que nos acerca a Él. Para todo lo demás debemos mantenernos siempre en un estado pasivo de aceptación serena de todos los acontecimientos que se nos presenten y que no somos dueños de cambiar.
Podemos amar y buscar solamente aquello que nos acerca a ese Eterno Amor por el cual hemos abandonado todo; y lo que de Él nos aleja, o entorpece nuestro camino hacia Él, nos está vedado."

"No os precipitéis en el implementar la reforma de vuestra vida en cuando a las cosas exteriores. Empezad de adentro para afuera, o sea desde el fondo de vuestro espíritu, y la Divina Sabiduría os irá abriendo el camino suave y discretamente."

"... y la Luz Increada que todo lo sabe y todo lo ve, vertió para ellos las compensaciones generosas que brinda a todos aquellos que con su esfuerzo, han hecho de su cuerpo mental un terso lago sereno donde se refleja la incomparable belleza de los cielos."

"... si es necesario un año, dos años de soledad para corregirla, que pasen en buena hora unos después de otros, hasta que iluminado su espíritu por el dolor benéfico y santo que le habrán causado, se disponga a una regeneración verdadera."

"... sustituye en ti el pensamiento de ser grande con el pensamiento de ser bueno y aún esto, no para tu satisfacción, sino para ser útil a la humanidad; que ésta es la puerta de entrada a la realeza espiritual."

"No gastéis vuestro tiempo en maldecir a los causantes de vuestros dolores, que ellos ya echaron sobre sí mismos una carga mayor aún que la que vosotros lleváis. Bendecid y amad en el Dios piadoso que os consuela hoy, a todos los seres de la creación, porque las bendiciones y la plegaria brotada de unos labios ambrientos y febriles, y de un corazón colmado de angustia, escalan las cimas grandiosas donde viven los genios inmortales, los ungidos del Amor, los desposados de la Sabiduría, de la Belleza y de la Paz."

"El Dios del cual soy mensajero, ni ordena vuestro castigo, ni quiere vuestro dolor. Su Ley sólo os pide que améis con la misma intensidad que habéis puesto en vuestros egoísmos, en vuestras satisfacciones y en vuestros odios.
¡Obra de amor es romper las cadenas de vuestros esclavos, respetar las hijas de vuestros hermanos, como queréis que ellos respeten las vuestras! ¡Mirar en vuestra esposa la madre de vuestros hijos, partir vuestro pan con el que no lo tiene, tender vuestro manto sobre los hombros del que camina desnudo!"

"... debéis persuadiros, como buenos Kobdas, que el puro y elevado amor no necesita del acercamiento material de lo que ama, porque debéis ser conscientes de que las energías y fuerzas del espíritu anulan tiempo y distancia."

"Grande amigo de la Naturaleza, buscaba a Dios en ese grandioso templo, y confundido entre sus discípulos, muchos de los cuales eran mayores que él, nadie hubiera distinguido cuál era el Kobda instructor, pues jamás buscó ni aceptó distintivo ni privilegio, ni superioridad ninguna exterior. Sentado sobre el césped de la pradera, bajo los plátanos gigantescos, o en la abierta campiña bajo los tornasolados reflejos del atardecer, el joven Maestro abría su alma cálida de amor y de luz para vaciar sobre aquellos que le escuchaban, toda la belleza y toda la claridad que atesoraba en ella."


"...Ni adoréis a Dios en los seres que perecen, ni en los astros que os alumbran, ni en las muertas obras que labráis con vuestras manos. A vuestro Dios le encontraréis dentro de vosotros mismos, cuando hayáis amado lo bastante como para sentiros hermanos de vuestros esclavos, amparo de vuestros huérfanos, de vuestras mujeres, de vuestros ancianos.
...
EN LA GRATITUD Y EL AMOR DE QUE OS RODEARÁN TODOS AQUELLOS A QUIENES HABRÉIS AYUDADO A SOBRELLEVAR EL PESO DE LA VIDA, ESTARÁ VUESTRO DIOS."



Orígenes de la Civilización Adámica

Qué dificil es guardar el control y regalarle amor al que nos ofrece dolor. Una meta más para nuestra actual encarnación... ¡y probablemente para muchas más encarnaciones!

"Cuando el Kobda, al tenderse por la noche en el banco de reposo pueda decir ante Dios y ante su propia conciencia que toda la hiel que ofrece la vida, la ha bebido él sólo, y ha logrado ser un ánfora de dulzura para todos los hermanos que luchan a su lado, entonces se verá inhundada su alma de esa Paz divina, hermana gemela de la Sabiduría y del Amor.
Entonces la claridad de Dios se desborda sobre el alma del Kobda; y sus facultades espirituales adquieren tanta capacidad de percepción, que lo hacen dueño de las más puras vibraciones de armonía y de amor de los mundos de luz y de infinita dicha.
Más no creáis que sea esto la obra de un día, y aunque aquí nadie os obliga a nada, será vuestro propio anhelo de Belleza, de Verdad y de Amor quien os impulsará al vencimiento y a la generosidad para con la infinita Bondad que es tanto más pródiga en sus dones cuanto más esfuerzo ve en sus hijos.
¿Cómo, decidme, puede esperar grandezas espirituales el alma que está llena de mezquindades y de egoísmo, y que busca a sí misma en todas sus obras?"



Para que con humildad reconozcamos que nadie tiene la verdad absoluta, aquí los kobdas hablaban sobre un mayor entendimiento en el futuro, acerca de los mismos temas que intentaban cmprender en aquel lejano entonces. Cuando escuchemos o leamos conceptos nuevos, escuchemos dentro de nosotros mismos, sin juicios y con calma, si van o no con nuestra manera de pensar y de sentir. Sintamos cómo vibra esa nueva enseñanza dentro de nosotros antes de desecharla, si somos capaces de comprenderla, si va en favor del Amor y de la Paz, si eleva nuestro espíritu o no.

"Acaso en un lejano futuro, nuevos conceptos de Dios y de la eternidad de las almas nos permitan leer con mayor precisión en el gran Enigma; pero las actuales condiciones de vida en la Tierra no nos permiten ir más lejos."


Orígenes de la Civilización Adámica

Conversaciones con Dios sobre el sexo (volumen II)

Si ése es el razonamiento contra la abstinencia sexual, prohibiría la procreación, ¿no podría discutirse que una vez que el sexo hubiera cumplido su función, ya no sería necesario?
No tienen sexo porque comprenden su responsabilidad de procrear la raza humana. Tienen sexo porque es algo natural tenerlo. Se trae en los genes. Obedecen un imperativo biológico.
¡Precisamente! Es una señal genética que lleva a la cuestión de la supervivencia de la especie. Sin embargo, una vez que la supervivencia de la especie está asegurada, ¿”ignorar la señal”, no es la cosa “elevada” que se debe hacer?
Interpretas mal la señal. El imperativo biológico no es garantizar la supervivencia de la especie, sino experimentar la Unidad, que es la verdadera naturaleza de tu ser. Crear nueva vida es lo que sucede cuando se logra la Unidad, pero no es el motivo por el que se busca la Unidad.
Si la procreación fuera el único motivo de la expresión sexual, si no fuera nada más que un “sistema de entrega”, ya no necesitarían llevarla a cabo el uno con el otro. Podrían unir los elementos químicos de la vida en una caja de Petri.
No obstante, esto no dejaría satisfechas las necesidades más básicas del alma, que son más grandes que la simple procreación, sino que tendría que ver con la recreación de Quién y Qué Eres Realmente.
El imperativo biológico no es crear más vida, sino experimentar más vida y experimentar esa vida como realmente es: una manifestación de Unidad.
Por ese motivo, Tú nunca evitas que la gente tenga sexo, a pesar de que desde hace mucho tiempo hayan dejado de tener hijos.
Por supuesto.
Algunas personas dicen que el sexo debería cesar cuando las personas han dejado de tener hijos y que las parejas que continúan con esta actividad sólo ceden para satisfacer las necesidades físicas.
Sí.
En eso, esto no es “elevado”, sino simplemente un comportamiento animal, inferior a la más noble naturaleza del hombre.
Esto nos hace volver al tema de los chakras o centros de energía.
Con anterioridad dije que “mientras más eleven la energía de la vida a través de su ser físico, más elevada será su consciencia”.
¡Sí! Eso parece decir “no sexo”.
No, no es así. No cuando lo comprendes.
Permite que regrese a tu comentario previo y aclare algo: no hay nada innoble o profano acerca de tener sexo. Tienes que apartar esa idea de tu mente y de tu cultura.
No hay nada vil ni indecoroso ni “menos que dignificado” (mucho menos santificado) en una experiencia sexual apasionada y plena de deseo. Las necesidades físicas no son manifestaciones del “comportamiento animal”. Yo incluí en el sistema esas necesidades físicas.
¿Quién supones que lo creó de esa manera?
Las necesidades físicas son sólo un ingrediente en una mezcla compleja de respuesta que todos tienen mutuamente. Recuerda que son seres con tres partes, con siete centros chakra. Cuando responden uno al otro desde todas estas tres partes y todos los siete chakras, al mismo tiempo, entonces tienen la experiencia suprema que buscan, ¡para lo que fueron creados!
No hay nada profano en ninguna de estas energías; no obstante, si sólo eligen una de ellas, eso es “incompleto”. ¡Es no ser entero!
Cuando no están siendo enteros. Están siendo menos que ustedes mismos. Eso es lo que significa “profano”.
¡Vaya! Lo comprendo. ¡Lo comprendo!
La amonestación contra el sexo para aquellos que eligen ser “elevados” nunca fue una amonestación Mía. Fue una invitación. Una invitación no es una amonestación; sin embargo, ustedes la convirtieron en eso.
La invitación no fue para dejar de tener sexo, sino para dejar de ser no enteros.
Sin importar lo que hagas (tener sexo, desayunar, ir al trabajo, caminar por la playa, saltar la cuerda o leer un buen libro),cualquier cosa que hagas, hazla como un ser entero; como el ser entero que eres.
Si tienes sexo sólo desde tu centro del chakra inferior, estás operando sólo desde el chakra raíz y te pierdes la parte más gloriosa de la experiencia.
Sin embargo, si eres amoroso con otra persona y te acercas desde los siete centros de energía mientras estás siendo eso, tienes una experiencia suprema. ¿Cómo esto no podría ser santo?
No puedo. Soy incapaz de imaginar tal experiencia como no santa.
Por lo tanto, la invitación para elevar la energía de la vida a través de su ser físico hasta el chakra superior nunca tuvo la intención de ser una sugerencia o una demanda de que se desconectara del inferior.
Si elevas la energía hasta tu chakra del corazón o incluso, hasta su chakra corona, eso no significa que no puede estar también en tu chakra raíz.
En realidad, si no está, estás desconectado.
Cuando has elevado la energía de la vida hasta tus centros superiores, puedes o no puedes elegir tener lo que llamarías una experiencia sexual con otra persona. Si no la tienes, no será por que tenerla sería violar alguna ley cósmica sobre la santidad. Tampoco te haría más “elevado”. Si deseas tener sexo con otra persona, esto no te “descenderá” hasta tu único nivel del chakra raíz, a no ser que hagas lo opuesto al desconectarte en la parte inferior y te desconectes desde arriba.
Ésta es la invitación, no es una amonestación, sino una invitación:
Eleven su energía, su fuerza de vida, hasta el nivel más elevado posible en cada momento y se elevarán. Esto no tiene nada que ver con tener sexo o con no tenerlo. Tiene que ver con elevar su consciencia sin importar lo que estén haciendo.