miércoles, 27 de enero de 2016

En los Himalayas

El discípulo se dirigió a su Maestro:

-Maestro, considero haber aprendido todo lo necesario de usted.Ahora, me retiraré en lo más profundo de los Himalayas para alcanzar la iluminación final.

El Maestro le dio su bendición y el alumno partió.

Al cabo de un año, el Maestro recibió una carta de su discípulo:

"Ya puedo caminar sobre las aguas y levitar"

El Maestro tiró la nota a la basura.

Al cabo de dos años y medio, recibió otra misiva:

"Ya he descifrado el enigma del Uno y el múltiple"

El Maestro tiró otra vez la nota a la basura.

Pasaron otros dos años más, sin que el Maestro recibiera mas noticias.

Un día, pasó por su casa un peregrino en dirección a los Himalayas.

El Maestro, intrigado, pidió al caminante que si se encontraba con su discípulo, le pidiera acerca de sus progresos en las montañas.

Al cabo de un mes, recibió una nota, en la que se leía:

¿Qué Importa?

"-Lo ha conseguido" Se dijo el Maestro

"Al fin, lo ha conseguido..."