sábado, 24 de septiembre de 2016

Tiempo

Los animales del mundo de reunieron un día ante el león, su rey, para protestar por el trato que recibían de los humanos:

-Me cortan mis jamones para comérselos - decía el cerdo

-Nos dejan si nuestros preciados cuernos - se quejaban rinocerontes, elefantes y otros mamíferos cornudos.

-Nos dejan sin leche ni lana - se afligían las ovejas.

Se hacia ya de noche, y cuándo el leon creía haber escuchado ya todas las protestas del reino animal, llegó de improvisto otro invitado.

-Ah, amigos míos...os quéjais que os roban partes de vuestro respetable y amado cuerpo.Sin embargo, yo poseo algo tan precioso, que serían capaces de renunciar a todo esto, o de cambiarlo todo por un poco de mi tesoro, si pudieran.

-¿Qué es eso que tienes que te quitarían también los humanos, por encima de todo lo aquí expuesto? Preguntó el león al recién llegado.

-Tiempo, Majestad... - Respondió el Caracol.



-Cierto día de invierno, un caracol empezó a subir el tallo de una flor, con la intención de alimentarse del contenido de la misma.

Unos pájaros que había holgazaneando en un árbol cercano se rieron de él:

-¿No ves que en invierno no hay flores tiernas para comer, tonto?

-No importa - dijo el caracol

Ya las habrá cuándo llegue arriba.

viernes, 9 de septiembre de 2016

Rayo de ¿Oscuridad?

En el transcurso de su singular peregrinaje, en "Noche Oscura del Alma" de San Juan de la Cruz, nuestra atemporal protagonista llega a un punto dónde recibe un poderoso y penetrante rayo de oscuridad.

Hacia el final de la obra, se nos revela que el rayo en cuestión era de una Luz tan purísima, que el Alma - Aún en estado de ignorancia - la percibía como si fuera oscuridad.