miércoles, 30 de julio de 2014

La preocupación

'¡Grandiosos poemas de amor de las almas, incomprensibles para la gran mayoría de seres de humanidades nuevas, de escasa evolución y cargadas con la irrisoria preocupación de que una efímera vida física encierra toda la carrera evolutiva del espíritu eterno e immortal!'

Origenes de la Civilización Adámica

miércoles, 23 de julio de 2014

Kobdas

-Sombras vivientes, ¿de dónde venís? Les preguntó el Phara-omme.
-De las tinieblas de la inconsciencia humana - contestaron los diez.
-¿A qué habéis venido?
-A buscar descanso en la luz.
-¿Qué habéis dejado detrás de vosotros?
-Fuegos fatos que se apagan.
-¿Qué pedís de los hijos de Numú?
-La Sabiduria, la Paz y el Amor.
-¿Sabéis dónde se encuentran?
-En las almas sin egoísmo.
-¿Sabéis como se consiguen?
-Dominando a la materia y cultivando el espíritu.
-¿Con qué fuerzas contáis para conseguirlo?
-Con la voluntad.
-Que la Sabiduría se derrame sobre vosotros como estas blancas adormideras, símbolo del olvido de los placeres ruines y groseros de la carne.
Orígenes de la Civilización Adámica.

martes, 8 de julio de 2014

La mirada del Zen

Un discípulo pregunta a su maestro:

-La Fe, ¿En qué consiste?

Y este le contesta:

-La Fe es semejante al ladrón que se cuela en la casa para robar y la encuentra vacía: no hay nada que robar.  ¡Nada!

domingo, 6 de julio de 2014

Historia Zen de Taisen Deshimaru

Al sur de la India, vivía hace mucho tiempo un rey que tenia tres hijos.
En cierta ocasión, queriendo comprobar el grado de sabiduría de uno,
les interpeló del siguiente modo:

Decidme hijos míos: ¿Cuál es la mayor hazaña, el logro más
importante que un hombre puede realizar en la vida?
El mayor dijo:

Querido padre, a mi parecer, la mayor hazaña que puede realizar un
hombre es someter a sus vecinos, agregar sus estados al suyo y gobernar como soberano absoluto de su pueblo numeroso, siendo amado y respetado por sus súbditos.
El segundo dijo:

Para mí, no hay hazaña más grande que viajas a través de toda la
tierra, conocer los más recónditos lugares, y que no haya país en el mundo que resulte extraño o desconocido.
El tercero, apenas un niño de ocho años, dijo lo siguiente:

Querido padre, hay una hazaña que es difícil y grandiosa como
ninguna otra en el mundo. Una hazaña que pocos intentan y aún menos consiguen: conocerse a sí mismo.
Este hijo pequeño del rey, renunciando a la corte y a sus riquezas, se
hizo monje, y más allá de las letras y de las palabras, en China. El nombre de
este pequeño príncipe era Bodhidarma y fue el primer patriarca del Budismo Zen.