lunes, 19 de octubre de 2015

(Re)Nacer

Imagine esta escena si es tan amable. Dos bebés se encuentran en el útero, confinados en las paredes del seno materno, y mantienen una conversación. Para entendernos, a estos gemelos les llamaremos Ego y Espíritu. Espíritu le dice a Ego: —Sé que esto va a resultarte difícil de aceptar, pero yo creo de ver­dad en que hay vida después del nacimiento. Ego responde: —No seas ridículo. Mira a tu alrededor. Esto es lo único que hay. ¿Por qué siempre tienes que estar pensando en que hay algo más apar­te de esta realidad? Acepta tu destino en la vida. Olvídate de todas esas tonterías de vida después del nacimiento. Espíritu calla durante un rato, pero su voz interior no le permite permanecer en silencio durante más tiempo. —Ego, no te enfades, pero tengo algo más que decir. También creo que hay una madre. —¡Una madre! —exclama Ego con una carcajada—. ¿Cómo pue­des ser tan absurdo? Nunca has visto una madre. ¿Por qué no puedes aceptar que esto es lo único que hay? La idea de una madre es descabe­llada. Aquí no hay nadie más que tú y yo. Ésta es tu realidad. Ahora cógete a ese cordón. Vete a tu rincón y deja de ser tan tonto. Créeme, no hay ninguna madre. Espíritu deja, con renuencia, la conversación, pero la inquietud pue­de con él al cabo de poco. —Ego —implora—, por favor, escucha, no rechaces mi idea. De alguna forma, pienso que esas constantes presiones que sentimos los dos, esos movimientos que a veces nos hacen sentir tan incómodos, esa continua recolocación y ese estrechamiento del entorno que parece producirse a medida que crecemos, nos prepara para un lugar de luz deslumbran­te, y lo experimentaremos muy pronto. —Ahora sé que estàs completamente loco —replica Ego—. Lo úni­co que has conocido es la oscuridad. Nunca has visto luz. ¿Cómo puedes llegar a tener semejante idea? Esos movimientos y presiones que sien­tes son tu realidad. Eres un ser individual e independiente. Éste es tu viaje. Oscuridad, presiones y una sensación de estrechamiento a tu alre­dedor constituyen la totalidad de la vida. Tendrás que luchar contra eso mientras vivas. Ahora, aférrate a tu cordón y, por favor, estáte quieto. Espíritu se relaja durante un rato, pero al fin no puede contenerse por más tiempo. —Ego, tengo una sola cosa más que decir, y luego no volveré a mo­lestarte. —Adelante —responde Ego, impaciente. —Creo que todas estas presiones y toda esta incomodidad no sólo van a llevarlos a una nueva luz celestial, sino que cuando eso suceda va­mos a encontrarnos con la madre cara a cara, y conocer un éxtasis que superará todo lo que hemos experimentado hasta ahora. —Estás realmente loco. Ahora sí que estoy convencido.

el Ohm Primordial

'...y a pesar de todo lo que pueda pasar, siguen sonando Händel, Tchaikovsky, Ravel, Bach.Y, si cierras los ojos y te paras un instante, puedes sentir las ondas celestiales de la música equilibrando cada frecuencia, harmonizando cada átomo, sanando el Espacio entero'

1...2.

El “bien” no pudo existir experimentalmente sin su opuesto. Por lo tanto, también crearon el mal, que es el movimiento hacia atrás o la dirección opuesta del bien. Es lo opuesto a la vida y, por eso, crearon lo que llaman muerte. No obstante, la muerte no existe en la realidad final, sino que simplemente es una maquinación, una invención, una experiencia imaginada, a través de la cual la vida es más valiosa para ustedes. Así, el mal (evil) es la vida (live) deletreada hacia atrás Son muy listos con el idioma. Encerraron sus sabidurías secretas, que ni siquiera saben que están allí. Cuando comprendan esta cosmología total, entenderán la gran verdad. Entonces, nunca podrían exigir a otro ser que diera algo a cambio de que compartieran con él los recursos y las necesidades de la vida física.

Comentarios taoístas


Renuncia a aprender y quedarás libre de todas tus preocupaciones. ¿Qué diferencia hay entre el si y el no? ¿Qué diferencia hay entre el bien y el mal? ¿Debo temer lo que otros temen? ¿Debo temer la desolación cuando hay abundancia? ¿Debo temer la oscuridad cuando esa luz está brillando en todas partes? En primavera, algunos van al parque o se asoman en la terraza, pero solo yo voy vagando sin saber donde estoy. Como un niño recién nacido, antes de aprender a sonreír, estoy solo y no tengo a donde ir. La mayoría de la gente posee demasiado. Solo a mí me parece que me falta algo. Mi mente es la de un ignorante en su simplicidad sin adulterar. No soy más que un invitado en este mundo. Mientras otros se apresuran para que se hagan las cosas, yo acepto lo que se me ofrece. Solo yo parezco tonto, ganando poco y gastando menos. Otros se esfuerzan por ganar fama, yo evito estar expuesto a la vista de los demás, prefiriendo que me dejen en paz. Verdaderamente parezco un idiota. Sin mente no hay preocupaciones. Me dejo llevar como una ola en el océano. Soplo, como el viento, sin objetivo alguno. Todos los hombres encajan en su lugar. Solo yo soy terco y me quedo fuera. Pero lo que me diferencia de los otros, es que sé obtener sustento de la Gran Madre.


Laozi


(Releo el Tao en la otra punta del mundo, y me trae recuerdos de una lucidez mayor: ´Sin salir de casa se conoce el mundo. Sin asomarse a la ventana se ve el Tao del cielo. Cuanto mas se sale hacia fuera, tanto mas pequeño es el conocimiento. Por eso, el sabio sin necesidad de salir, sabe todo. Sin necesidad de ver, tiene claridad. Sin hacer nada, no deja nada sin hacer´ Y sigue: ´Quien estudia, sabe cada vez mas. quien conoce el Tao, sabe cada vez menos. El olvida y olvida hasta llegar a no hacer nada. Cuando el no hace nada, nada queda por hacer.´ Amen.)

Al pie de la cordillera, conocí a un anciano que a falta de inteligencia se le dio por ser muy sabio.

Un día conocí al hombre más feliz de cuantos se han cruzado en mi vida.Nunca había salido de su pequeño pueblo de Montaña. Immediatamente recordé cierto texto taoísta que hablaba sobre la capacidad del Alma de conocer el Universo entero sin moverse de dónde uno está.Y justo después me acordé de mi amigo, que acostumbraba a decir: "No se trata de un cambio de circunstancias externas, ni de un cambio de lugar: se trata de un cambio de espacio interior". Ese recuerdo continua siendo mi guía hacía la serenidad cuándo, por confusión o pereza, permito que la ilusión de creer que la Luz está en algo del afuera me provoque de nuevo. "Quién mira hacia fuera, sueña.Quién mira hacia dentro, despierta"

Poema de los átomos

Oh día, despierta! Los átomos bailan. Todo el universo baila gracias a ellos. Las almas bailan poseídas por el éxtasis. Te susurraré al oído ... adonde les arrastra esta danza. Todos los átomos en el aire y en el desierto, parecen poseídos. 

Cada átomo, feliz o triste está encantado por el sol. 

No hay nada más que decir. 

Nada más.

domingo, 4 de octubre de 2015

La venida del Espíritu al nacimiento, A.K Coomarswami

Sólo en la medida en que nosotros identificamos erróneamente lo que “somos” con estas vestiduras accidentales de la personalidad trascendente, a saber, las meras propiedades de la existencia humana terrestre, puede decirse que nosotros nos reincorporamos en hombres o animales: así pues, no es el “espíritu” el que paga el castigo, sino el alma animal o sensorial con la que el espíritu desincorporado ya no tiene ningún contacto. La doctrina explica meramente la reaparición de las características psicofísicas en la esfera mortal de la sucesión temporal. La intención de la enseñanza es siempre que, antes de la muerte, un hombre debe haberse reconocido a “sí mismo” en el espíritu, y no en el alma sensorial, a falta de lo cual sólo puede considerársele como “condenado”, o en cualquier caso como desintegrado. 

viernes, 2 de octubre de 2015

Ciutat Morta

Hace un momento estaba mirando el documental Ciutat Morta, un documento dónde, por milésima vez, se pone de manifiesto la cobardía, corrupción e impunidad de los perros guardianes del estado.

En el transcurso de su visualización me vino a la memoria un testimonio de otro caso, más estruendoso si cabe, que traigo a colación aquí,en el que pude escuchar a un hombre que conocí de casualidad, hace pocos años, cuándo hacía natación en la piscina municipal.

Me lo encontré en los vestuarios.Tenía el cuerpo lleno cicatrices profundas.No recuerdo quién estableció contacto - creo que fue él -.El caso es que después de unos minutos de charla trivial, el hombre me mira y me comenta:
"Por tu cara al presentarme, te estarás preguntando de dónde salen esas cicatrices".

Guardo silencio.Continua:

"Tuve un accidente.Un coche policial adelantaba en línea contínua.Terminé en coma.El ocupante del vehículo policial salió del percance sin mayores dificultades.
Cuándo me desperté, se iniciaron los procesos judiciales.Todas las marcas en el suelo y los elementos que posibilitaban una reconstrucción de los hechos habían sido eliminados.Perdí el juicio."

El hombre - de mediana edad - me lo contaba que pasividad, casi candidez, propias de aquellos a los que una experiencia límite ha ablandado el espíritu.

"Qué le vamos a hacer, ahora ya..." acaba con una sonrisa.

Ahora tiene una almacén de flores y decoración en la ciudad.